Usted está aquí:Comunicación/Boletín semanal/Boletín al 18 de diciembre de 2015
Martes, 22 Enero 2019 00:00

Informe de la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo

TRABAJAR PARA UN FUTURO MÁS PROMETEDOR
COMISIÓN MUNDIAL SOBRE EL FUTURO DEL TRABAJO

PREFACIO
Hemos tenido el privilegio de participar en numerosos acontecimientos y procesos, ya sea en calidad de Presidente o de Primer Ministro. No obstante, la presidencia de la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo ha sido un cometido muy especial. Este prólogo quiere ser una reflexión tanto sobre las cuestiones de las que se ha ocupado la Comisión como sobre su forma de trabajar.

Nuestras trayectorias profesionales se inscriben dentro de los ámbitos empresarial y sindical. Conocemos de primera mano la importancia de las políticas laborales, pero también el poder que tienen las soluciones conjuntas logradas a través del diálogo social entre empleadores y trabajadores.

En nuestros respectivos países, Sudáfrica y Suecia, hemos sido testigos y partes de transformaciones sociales en las cuales los cambios en el mercado del trabajo han desempeñado un papel esencial. Por tanto, agradecemos profundamente la oportunidad de formar parte de un camino con miras a pensar en las transformaciones en las que están inmersas actualmente todas las sociedades del mundo.

La Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo inició sus trabajos en octubre de 2017 por invitación del Director General de la OIT. Durante el año siguiente, se reunió en cuatro ocasiones, la última de las cuales tuvo lugar en noviembre de 2018. Hemos entablado una conversación progresiva sobre todos los aspectos relativos al mundo del trabajo, en el curso de la cual se han definido cuáles son los principales problemas y las oportunidades que se plantean y hemos tratado de formular algunas recomendaciones sobre las medidas que deberían tomar todas las partes interesadas, en particular los gobiernos, los empleadores y los sindicatos.

La Comisión está compuesta por un conjunto coordinado de destacados especialistas procedentes de todas partes del mundo, de diversos sectores y perfiles profesionales y con múltiples experiencias y perspectivas. Es una profunda satisfacción haber podido trabajar con un grupo de personas tan diligentes y competentes.
Todos los miembros de la Comisión han hecho un esfuerzo extraordinario. A pesar de sus apretadas agendas, cada uno de ellos ha contribuido y participado más allá del mero cumplimiento de sus obligaciones. Además, han realizado su propia investigación y han participado en reuniones más reducidas sobre diálogos de políticas para
analizar con más detenimiento las cuestiones seleccionadas para su discusión.

No ha sido fácil escribir un informe conciso en el que se concentren las cuestiones principales. Puede que haya discrepancias en algunos puntos entre los miembros de la Comisión, ya que quizás no todos convengan en cada una de las propuestas; y durante las discusiones se han presentado varias ideas valiosas, incluso sobre cómo poner en práctica nuestras recomendaciones, que no han tenido cabida en el informe.

La Secretaría de la OIT, bajo la batuta de su Director General, Guy Ryder, ha sido clave en la gestión de la tarea de elaborar el presente informe, sobre todo a la hora de suministrarnos las últimas investigaciones y resultados de las políticas. Sarah Murray, asesora y redactora de la Comisión, ha enriquecido en gran medida el texto original.
Nuestra ambición ha sido que en el informe se plasmen la urgencia de las transformaciones que afronta el mundo del trabajo y las ideas sobre cómo encauzar y aprovechar mejor estas transformaciones. Ahora confiamos en que el informe siga inspirando otros debates sobre toda la gama de cuestiones tratadas, entre otras, por ejemplo, cómo fortalecer el espacio democrático para el diálogo social y cómo los modelos empresariales pueden ajustarse mejor a un programa centrado en las  personas. Aspiramos a que sea comprensible y lo más pertinente posible para una amplia gama de lectores: desde los responsables políticos al más alto nivel a los jóvenes estudiantes, los empleados y directores de empresas, los empresarios de plataformas digitales y los trabajadores de la economía informal. Estamos convencidos de que, si todos nos hacemos conscientes de estos cambios, si incluimos a todos y trabajamos en común para encontrar soluciones, nos espera un futuro más
prometedor en nuestro mundo del trabajo.

CYRIL RAMAPHOSA - STEFAN LÖFVE

 

ACCEDER AL DOCUMENTO COMPLETO

Visto 896 veces Modificado por última vez en Martes, 22 Enero 2019 14:24
Valora este artículo
(0 votos)